Motores turbocargados más pequeños, pero potentes, eficientes y divertidos

Motores turbocargados más pequeños, pero potentes, eficientes y divertidos

Motores turbocargados más pequeños, pero potentes, eficientes y divertidos

Si hablamos de motores turbocargados, lo primero que se nos vendrá a la mente es potencia, velocidad; no estamos tan equivocados. Nuestro registro histórico nos puede remontar a la década de los 90's cuando Chrysler a través del famoso Spirit R/T presumía de cifras de aceleración y potencia impresionantes, gracias a la sobreaspiración en sus motores. Si hablamos de gama mayor recordamos al Porsche 911 turbo.

Hoy en día, después de poco más de una década los motores turbo cargados representan la tecnología de punta, pero surgen interrogantes como ¿se trata del mismo objetivo que en las décadas pasadas?, ¿Tendrán algo que ver con el fenómeno del downsizing? las respuestas a ambas cuestiones, es sí, todo es en pro economía y satisfacción; aunque al mismo tiempo, también permiten mejorar el desempeño para hacer a los autos más emocionantes de manejar.

Los beneficios de los motores turbo cargados es que son pequeños, pero más potentes y eficientes en el consumo de combustible, algo a lo que poco a poco involucra a las firmas automotrices más importantes del mundo. El downsizing es también una normativa para todo fabricante, pues los bajos índices de polución exigen que la industria desarrolle un cambio en la forma en que fabrican sus motorizaciones, de ahí también ha tomado origen el desarrollo de otras tecnologías.

Tomando esto como base, los turbocompresores han llegado para quedarse y funcionan bajo un principio muy distinto al de la década de los noventa y ochenta, cuando la única intención era proporcionar más potencia y aceleración a los autos sin pensar en las consecuencias de consumo energéticas subsecuentes. Hoy en día, las cilindradas o dimensiones de los motores son cada vez más reducidas 2n consecuencia, la potencia no puede ser igual, pero para ello los turbocompresores se encargarán de solventar este déficit.

CAMBIOS FUNCIONALES.

Para que un turbocompresor cumpla con los estándares, tenemos que entender que su geometría y sus dimensiones ya no son las mismas de hace veinte años. esto quiere decir han modificado su constitución y sus dimensiones. Un turbo es mucho más compacto, pero logra igualar e incluso mejorar la entrega de potencia de un auto con propulsión atmosférica -es decir, sin sobreaspiración por turbo- gracias a las nuevas tecnologías en su desarrollo. Logran una entregade potencia mucho mas rápidaque en el caso de un motor convencional, pues aprovecha de manera eficiente los gases de escape para su operación y al necesitar de aire frío para evitar el sobrecalentamiento, los intercoolers ayudan a mejorar la eficiencia del motor, recordemos que, a menor temperatura de operación, mayor eficiencia.

También nos ayudan a reducir los consumos del motro pues compensan la pérdida de potencia a causa de una motorización con cilindrada reducida y a diferencia de las antiguas mecánicas, son de baja carga durante el ralentí.

Hoy en día, la oferta se compone de un ampilo abanico de opciones a elegir con este tipo de motorizaciones, por lo cual hemos preparado un listado de los principales autos que ya han adoptado este tipo de motorizaciones disponibles en el mercado:

  1. Audi TT/TTS. Todas las variantes vienen con motor 2.0 litros turbocargado de 200 caballos de fuerza en el TT y 265 en el TTS.
  2. HondaCivic Si. Motor i-VTEC 2.0 litros y una caja de cambios manual de seis velocidades que le da 197 caballos de fiuerza.
  3. Hyundai Genesis Coupé 2.0. Su motor es un turbocargado de 210 caballos de fuerza y transmisión manual de seis velocidades o automática de cinco.
  4. Lotus Elise/ Exige. Usa un motor de 1.8 litros desarrollado por Toyota, tiene 189 caballos de fuerza pero llega a 218 en las versiones SC o 240 y 257 en los modelos Exige S240 y S260 respectivamente.
  5. Mazda Mazdaspeed3. Motor turbocargado 2.3 litros y transmisión manual de seis velocidades le da 263 caballos de fuerza.
  6. MINI Cooper S/John Cooper Works. Motor turbocargado 1.6 litros y 172 caballos de fuerza o 208 en la versión John Cooper Works.
  7. Mitsubishi Lancer Evolution GSR/MR. Su motor turbocargado 2.0 litros le da 290 caballos de fuerza.
  8. Nissan Sentra SE-R/Spec-V. Su motor 2.5 litros en la versión SE-R le da 177 caballos de fuerza o 200 para la versión Spec-V.
  9. Subaru Impreza WRX/STI. Tienen un motor turbocargado 2.5 litros con 265 caballos para el WRX y 305 para el STI cinco puertas.
  10. Volkswagen GTI. Su motor es un turbocargado 2.0 litros, tiene caja de cambios manual o automática de seis velocidades y 200 caballos de fuerza.

Fuente:

Eduardo Jiménez, Motores turbocargados más pequeños, pero potentes, eficientes y divertidos, La Crónica de Hoy, página 8 Visión Automotriz, 26 de febrero de 2016

Los 10 autos cuatro cilindros más rápidos según kbb.com