El mercado del acero después del Brexit

El mercado del acero después del Brexit

El mercado del acero después del Brexit

La salida del Reino Unido del bloque Euro no es para tomárselo a la ligera. Esta decisión política no solo desencadena un nuevo orden económico mundial sino que también, en gran medida, afecta la integración de las regiones y claro está, los mercados, entre ellos el acero.

Asía, el primer damnificado

Para el momento en que los británicos elegían salir de la Unión Europea, ya era de noche en gran parte de América, pero en Asía era apenas medio día. A excepción del Yen -que subió un 15% debido a que siempre ha sido una moneda ‘refugio’ gracias a la estabilidad de la economía japonesa- hubo una depreciación generalizada en la que las bolsas sufrieron las grandes consecuencias. El Hang Seng de Hong Kong cedió un 2,92% y el Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una caída de 7,92%.

Por el lado de China la historia no es muy distinta. El Yuan reportó una fuerte caída y ya se comercia en un mínimo de 5 años. Aunque expertos creen que esto será mientras se acomodan los mercados, por ahora, se estaría planeando una intervención del banco central de China a la moneda en caso de que esta siga perdiendo valor.

El Ministro de asuntos exteriores chino, Hua Chunying, señala que la decisión del Reino Unido de salir del bloque Europeo tiene impacto en todo, y lo importante es tener calma y evaluar la situación. Mientras esto sucede, el Brexit; seguirá generando presión al Yuan y por consiguiente, a la economía china.

Por el lado del acero

Luego del cierre de las urnas, la Libra se desplomó al mínimo de 30 años, o sea un 8,58% y esto llevó a que instantáneamente se cayeran las bolsas en Asia, Europa y Estados Unidos, para que luego se cayeran los commodities, entre ellos el acero.

La depreciación tan fuerte de la moneda británica es un síntoma de recesión, y aunque en este momento medio mundo especula qué sucederá a corto plazo con el Reino Unido y Europa, lo más probable es que el panorama no sea el mejor, pues se espera que el dólar se fortalezca, se esté ad portas una recesión en el Reino Unido, y si esto sucede, los commodities serán los primeros en salir afectados.

En cuanto al acero, aunque se esperaba un incremento de consumo en el segundo semestre de 2016, lo más probable es que la producción caiga sutilmente debido a una reducción del consumo interno liderado por el Reino Unido y Europa. Estados Unidos podría empujar el consumo, pero esto también depende de la decisión que se tome en noviembre cuando se elija al próximo presidente.

En el momento en que se conoció la decisión del Reino Unido, los principales indicadores del acero se encontraban a la baja; por ejemplo, el precio del Iron-Ore y la Chatarra cayeron en -1,28 US/TM y -6,00 US/TM respectivamente.

Por el lado de China, la fuerte presión que tendrá los siguientes meses su economía, podría traer dos panoramas completamente distintos. El primero: al ver que el consumo interno de Europa y Reino Unido se debilite debido a la situación económica -y esto lleve a que sobre aún más acero en el mundo- podría motivar a China a acelerar los planes de recorte de producción para así evitar una fuerte caída del precio y, por el contrario, estabilizarlo.

O podría pasar todo lo contrario: una economía china en problemas podría llevar al Gobierno de Xi Jinping a buscar generar más empleos e ingresos para el país muy seguramente en la industria del acero y de esta manera, llevar al traste los planes de recorte de producción. Ya se ha visto anteriormente que a las fabricas chinas no les incomoda trabajar con márgenes tan inferiores como del 0,5% a cambio de generar empleos.

El mercado del acero con un dólar fuerte

Sea un panorama u otro, lo cierto es que con un dólar fuerte, lo más probable es que la industria siderúrgica global pierda competitividad dado que esto lleva a que comercializar acero alrededor del mundo se haga más costoso. Para evitar que esto suceda, la industria del acero seguramente bajará los precios para así compensar la subida del dólar.

Aunque el panorama no es el mejor por el lado del acero, existe una esperanza en medio de la tormenta.

A pesar de que el día de ;Brexit; todas las bolsas del mundo sintieron el coletazo, incluyendo las de Estados Unidos, según expertos, es cuestión de que se estabilicen los mercados, para que la economía del país norteamericano se empiece a fortalecer aún más y esto pueda llevar a dinamizar el consumo de acero.

En el caso Colombiano, aunque el peso perdió valor en un 2,38%, al igual que otras monedas de la región, la depreciación fue menos intensa que en el resto del mundo debido a que coincidencialmente, el Brexit; se dio al mismo tiempo de la firma de los acuerdos del fin del conflicto, situación que generó optimismo en el mercado.

Aun así, se espera que con un dólar fortalecido, monedas como la nuestra pierdan valor y esto lleve a que importar acero y otros productos extranjeros necesarios para la construcción sea más costoso.

En cuanto al acero, esta situación se puede llegar nivelar en el caso en el que el precio internacional del acero caiga por lo ya mencionado, pero si esto no llegase a pasar, no solo el acero importado perdería competitividad frente al nacional sino que también, entendiendo que la industria local no abastece la totalidad de la demanda, se encarecerían ciertas obras de construcción, entre ellas, las vías 4G que están a punto de salir a licitación. Esta situación ya se vivió a finales de 2014 lo que generó problemas en el cierre financiero.

Fuente: Ramírez, A. (2016). El mercado del acero después del Brexit. [Blog] InfoAcero. Available at: http://infoacero.camacero.org/el-mercado-del-acero-despues-del-brexit/ [Accessed 5 Jul. 2016].