Metales ¿a la deriva?

Metales ¿a la deriva?

Metales ¿a la deriva?

Este año, el precio de los metales industriales ha repuntado tras caídas consecutivas entre 2001 y 2015, impulsado por la buena racha del acero. No obstante, a mediano y largo plazo, su cotización estará ligada al rumbo de la economía global, y en particular de la china, según los expertos consultados por Manufactura.

Gabriela Siller, Economista en Jefe del Banco Base en México, afirma que las medidas adoptadas por el gobierno chino para respaldar su economía, así como la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de mantener sin cambios su política monetaria, derivaron en una recuperación del precio de estos metales industriales.

Sin embargo, “a finales de junio, a partir de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, se volvió a presentar incertidumbre en tomo a la economía global, incrementando las preocupaciones sobre una menor demanda de estos metales” que, por lo tanto, podría afectar las cotizaciones. 

A partir de julio, añade, los precios del acero y otros insumos industriales muestran presiones ala baja. “Se espera que el precio del acero laminado en caliente en Estados Unidos continúe por encima de su punto de equilibrio, en un rango entre 527 y 600 dólares por tonelada métrica, dado que la producción continúa incrementándose y la demanda parece debilitarse”, refiere al señalar que los valores contrastan con el pico de 629 dólares por tonelada métrica que alcanzó el pasado 21 de junio.

EFECTO DRAGÓN

Los metales industriales, igual que el petróleo, son muy dependientes del dólar por ser la moneda en que se cotizan los contratos, señala Edgar Ochoa, director de Estrategia Macro-económica de Wall Street Easy, en Estados Unidos.

Aun así, destaca que el crecimiento global mueve los precios de estos metales por ser de las materias primas más usadas en la construcción, la cual es el indicador por excelencia del comportamiento de la economía. “Mientras mejor se desempeñe la industria energética, mayor es el crecimiento económico... La correlación del acero con el sector energía es bastante clara, de 0.75; mientras que únicamente con el petróleo es de 0.19, y con el dólar es de apenas 0.16”, explica el analista financiero.

Wall Street Easy, con sede en Florida, proyecta que el acero debería subir a partir del último trimestre, siempre que el dólar no se encarezca más de lo esperado, ya que esto recortaría la capacidad de compra de los países emergentes. “El análisis fundamental indica que el precio del acero puede seguir aumentando en tanto continúe el consumo de los países desarrollados. Pero a largo plazo el alza dependerá de que China pueda mantener su crecimiento sobre 6%, construyendo más y absorbiendo el excedente de acero, mientras reduce sus exportaciones", apunta.

En el tercer trimestre la economía china creció 6.7% respecto al mismo periodo del año pasado, impulsado por un mayor gasto de gobierno y un auge del sector inmobiliario; mientras que la producción de acero crudo subió 0.4% de enero a septiembre en comparación con igual lapso de 2015, es decir, a 604 millones de toneladas.

NO TODO ES ACERO

Rufus Davis, presidente de Meads Bay Trade, consultoría financiera con sede en Nueva York que facilita el comercio de materias primas como hierro, cobre, carbón y cinc, refiere que el mercado de metales como aluminio y níquel ha reaccionado positivamente a las decisiones de la Reserva Federal.

“Si se observan los precios del aluminio, desde el primero de enero han aumentado alrededor de 10%, incluyendo una ganancia de 3% en septiembre”, señala. Y agrega que el repunte comenzó hace un año desde una base muy plana y tras una tendencia bajista de años previos. Mientras que el cinc —muy usado porque evita la oxidación del acero— se ha mantenido estable durante los últimos seis meses, y en un año, tuvo el mejor rendimiento entre los metales comunes.

El experto señala que esto se debe en gran parte a la escasez en la oferta y un incremento de la demanda en China, soportada por su estrategia de mejorar su producción automotriz. "Antes, los autos chinos no usaban metal galvanizado y se oxidaban fácilmente, pero ahora intentan transitar a mejor manufactura, utilizando productos galvanizados que requieren cinc”, comenta.
Por último, los precios del plomo —considerado el 'metal hermano’ del cinc por venir de las mismas minas— ha mostrado volatilidad en 2016, pero en general ha tenido tendencia alcista.

“No ha llegado a igualar al cinc. Al inicio del año estaba alrededor de 170 dólares por encima del cinc, pero ahora está más de 300 dólares por debajo de este”, resalta Davis.

Al cierre de septiembre, el metal se cotizaba por encima de 2,000 dólares la tonelada, su mayor pico en 16 meses, debido a que la mayor fundición de Australia detuvo sus operaciones por problemas de energía. “A pesar de que la oferta de plomo no ha escaseado, su precio se contrajo durante el verano y los fondos han empezado a comprar plomo como parte de una tendencia general hacia mantener metales industriales", explica Davis.

El directivo prefiere no hacer proyecciones sobre el comportamiento de los precios de los metales, pero en general prevé que pese a los recientes datos “China decrecerá en gran medida, lo cual no es una sorpresa, tanto en términos de su demanda como del lado de su propia producción”.

Fuente: Angulo, S. (2016). Metales ¿a la deriva?. Manufactura.