Líquida por asperción
Líquida por asperción

Líquida por asperción

Contenido

Usos y Aplicaciones

Pintura líquida por aspersión (Liquid Spray Paint)

Recubrimiento convencional para plástico, metal y madera; se caracteriza por emplearse en superficies donde hay limitaciones de temperatura como plásticos, poliuretanos, etc. Utiliza una pistola para mezclar aire y pintura líquda que se esparce en gotas muy finas hacia la superficie, quedando depositada una delgada capa homogénea de pintura, es una excelente opción para proteger piezas ensambladas.

Ver más

1. Pintura líquida

Las metales, plásticos y maderas sin recubrimiento son susceptibles al ataque de agentes ambientales que reducen su vida útil. Este deterioro se acelera en entornos con acumulación de gases de combustión como el dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre. Por estos motivos es necesario aplicar una protección.

La pintura líquida es un revestimiento orgánico versátil multimaterial con amplia gama de colores, que una vez aplicada se transforman en una capa delgada sólida sobre la superficie para protegerla del entorno donde se encuentra.

Está compuesta por una mezcla de pigmentos orgánicos, inorgánicos o inertes (sustancias en polvo fino cuya función básica es dar color y opacidad, en otros casos proporcionan resistencia a la corrosión y resistencia mecánica), resinas (tambión llamados vehículo, constituyen la capa que se forma una vez que la pintura se seca, los más comunes son los alquídicos, acrílicos, vinílicos, celulásicos, epoxis, poliuretánicos y silicónicos), solventes (agua o líquidos orgánicos volátiles, cuya función es dar consistencia adecuada de aplicación, al evaporarse no forman parte del revestimiento) y aditivos (sustancias que dan caracterásticas específicas, secantes, antisedimentantes, fungicidas, bactericidas, plastificantes, humectantes, dispersantes, antiestáticos, acelerantes, abrillantadores, etc.).

Es una excelente opción de uso industrial para acabados de componentes ensamblados y productos metálicos o no metálicos en los que se requiere versatilidad, estática y un acabado final personalizado.

Ofrece soluciones viables efectivas para materiales que tienen limitaciones de temperatura (plásticos), aplicaciones de protección para piezas ya ensambladas y en piezas donde no es factible la aplicación de pintura en polvo.

Existen varios métodos de aplicación para aplicar recubrimientos, los cuales son con brocha (método más lento, permite llegar a todos los rincones), rodillo (adecuado para grandes superficies), equipo de aspersión con aire y sin aire (método más utilizado por su versatilidad).

2. Proceso de aplicación por aspersión

Existen dos métodos de aplicación de pintura líquda por aspersión: con aire y sin aire.

Aspersión con aire, es el más utilizado por su versatilidad en la aplicación de un gran número de recubrimientos con alto peso específico y diferentes viscosidades; se utiliza con una separación de 15 a 30 cm entre la pistola y la superficie siempre en posición perpendicular al piso, es aplicada con una mínima presión capaz de atomizar la pintura de forma uniforme; la pérdida de material es de 25 a 35%.

Aspersión sin aire, emplea una bomba de alta presión (50 - 90 atm) accionada hidráulicamente o por aire para impulsar pintura sin aire a travás de un orifico a muy alta presión; utiliza menos adelgazador, proporciona capas más gruesas que por el método de aspersión con aire, ofrece una aplicación más rápida, mejora la aplicación en zonas de difícil acceso, tiene una pérdida de material entre 5 y 15%.

El rango de temperatura en que se puede realizar la aplicación de pintura es de 15 - 32 °C. Los recubrimientos no deben ser aplicados cuando la temperatura del medio ambiente sea inferior a 10 °C (alarga el tiempo de secado) o superior a 43 °C (provoca una capa no uniforme debido a un secado demasiado rápido).

La limpieza de superficies metálicas es la primera operación que se realiza. Los procesos de limpieza y desengrase son una actividad preliminar para eliminar todo agente contaminante, suciedad, grasa, partículas sueltas o mal adheridas ajenas a la superficie, óxido por corrosión, escoria de laminación, sulfuros, cloruros, pinturas, etc.; lo métodos comunes de limpieza superficial son el uso de disolventes y la aplicación de vapor.

Una vez que la superficie está limpia, se continua con la preparación de la superficie o imprimación, también llamado "primer"" es una capa anticorrosiva con espesor entre 10 a 20 µm aplicada antes de la pintura, la cual facilita la adhesión, permite el sellado y fijación de la superficie, actúa como aislante y protección.

Un sistema de pintado está constituido por varias capas de recubrimiento para complementar cualidades que en conjunto forman una capa protectora de alta resistencia. Dicho sistema consta de una capa de fondo que proporciona mayor adherencia a la base, seguido de capas intermedias que emplea pinturas de altos sólidos para llegar a los espesores especificados y finalmente se aplica la capa de acabado para sellar definitivamente el sistema, otorgando el color y las cualidades estáticas deseadas.

El proceso de secado puede ser realizado al aire libre a temperatura ambiente generalmente en condiciones de almacenamiento o en hornos (100 - 200 °C).

Espesor de capa de pintura recomendada en micrómetros (µm)
Atmósfera no contaminada (Ambiente rural) 50
Atmósfera medianamente contaminada (Ambiente urbano o industrial moderado) 75 - 100
Atmósfera altamente contaminada (ambiente marítimo o industrial pesado) 120 - 180
Inmersión permanente (estanques, barcos) 250 - 350
Contacto permanente con líquidos agresivos 350 - 500

3. Aplicaciones

Se emplea principalmente en la industria automotriz donde se requieren colores especiales, piezas ensambladas, herramientas, manufactura de equipos y vehículos industriales, mobiliario urbano, componentes eléctricos, electrodomásticos, estanterías, exhibidores comerciales, piezas galvanizadas, elementos estructurales, muebles metálicos, entre otros.