Clasificación del acero
Clasificación del acero

Clasificación del acero

Contenido

Clasificación del acero

1. Tipos de acero

El acero (aleación hierro-carbono principalmente) cubre una amplia gama de productos en la industria y la construcción, dada la gran diversidad de distintos tipos de acero, éstos se clasifican en base a su contenido de carbono en:

Aceros al carbono:

  • Acero de bajo carbono: entre 0.08 hasta 0.25 % en peso de carbono. Son blandos pero dúctiles (capacidad de moldearse en alambre e hilos sin romperse), muy trabajables (fácilmente deformables, cortables, maquinables, soldables). Se endurecen unicamente por carburización, aceros como AISI 1018 o AISI 1020, ASTM A-36, son grados comunes de aceros de bajo carbono. Utilizados en la industria automotriz, tuberías, elementos estructurales de edificios y puentes, varillas de refuerzo, corazas de barcos, etc.

  • Acero de medio carbono: entre 0.25 – 0.60 % en peso de carbono. Para mejorar sus propiedades, se tratan térmicamente. Son más resistentes que el acero de bajo carbono, pero menos dúctiles (capacidad de moldearse en alambre e hilos sin romperse). Se emplean en la manufactura de piezas que requieren una alta resistencia mecánica y al desgaste (engranes, ejes, aplicaciones en chumaceras), aceros como AISI 1045 o AISI 4140 son grados comunes de aceros de mediano carbono. La soldabilidad requiere cuidados especiales.

  • Acero de alto carbono: entre 0.60 – 1.40 % en peso de carbono. Son aún más resistentes que el acero de medio carbono, pero manos dúctiles (capacidad de moldearse en alambre e hilos sin romperse). Se añaden otros elementos formando carburos (como el wolframio) para incrementar la dureza. Se emplean principalmente para la fabricación de herramientas.

 

Aceros aleados:

Los aceros aleados contienen en su composición química una proporción determinada de varios elementos con el fin de mejorar las propiedades físicas, mecánicas o químicas especiales. Los elementos que se agregan pueden ser: carbono, cromo, molibdeno, vanadio, cobre, tungsteno, cobalto, columbio o níquel, en cantidades que exceden las cantidades mínimas establecidas, además de mayores cantidades de manganeso y silicio, que los aceros al carbono.